lunes, 16 de octubre de 2017

AL DÍA EN INFO REUMATOLOGÍA

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN EN EL CONGRESO

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN para los interesados en asistir al  II Congreso Nacional de Pacientes y Enfermedades Reumáticas organizado por  CEADE que se celebra en Aranjuez el día 28 de Octubre.

¡MUY IMPORTANTE!. El aforo es limitado, por lo tanto se irán contabilizando los interesados en asistir por orden de llegada de las inscripciones. Cuando se llenen las plaza ya no se podrán apuntar mas personas. Nadie se puede considerar inscrito oficialmente mientras no reciba un correo de CONFIRMADO. Cuando ya no haya plazas libre se publicará un post con el mensaje AFORO COMPLETO.

Para INSCRIBIRSE hay que rellenar la inscripción que se puede descargar AQUÍhttps://drive.google.com/file/d/0B7ROIZrH1WIyUDBJaklSdHc1OXM/view   y enviarla por correo electrónico a congresoceade2017@gmail.com.




La inscripción INCLUYE COMIDA pagada por CEADE.

El Hotel All In Aranjuez ha facilitado a los organizadores del Congreso unas tarifas de alojamiento (precio especial), no obstante los interesados pueden elegir otros hoteles en el listado del formulario de inscripción con sus respectivas tarifas.

Tarifas del Hotel All Aranjuez:
Habitación Individual: 65€ precio por noche DESAYUNO INCLUIDO.
Habitación Doble: 79€ precio por noche DESAYUNO INCLUIDO.

Estos precios solo se ofrecerán si los clientes al contactar con el Hotel, nos indican que vienen al Congreso de Espondiloartritis de parte de CEADE. Se les solicitará número de tarjeta y se dejará abonado en el momento de realizar la reserva.



Los medios de contacto serán:
Tfno del Hotel: 91 831 62 39
Mail del Hotel: recepcion@aranjuez-hotel.com

Fuente: CEADE


miércoles, 11 de octubre de 2017

AL DÍA EN INFO REUMATOLOGÍA

GRUPO CEADE ESPONDILÍTICOS





Enlace al Grupo Ceade Espodilíticos: https://www.facebook.com/groups/spond...




Espondilitis Anquilosante, Espondiloartritis Axial no Radiográfica...


¡Hola amig@s!. Hemos decidido abrir este Grupo Ceade de Espondilíticos para poder tener una mejor comunicación entre tod@s. Padecemos una enfermedad reumática perteneciente a las espondiloartropatías, afortunadamente ya no es una desconocida, hay una mejor concienciación a nivel médico, contamos con numerosas asociaciones de enfermos, unidades hospitalarias específicas, equipos de investigación, y unos medios de comunicación interactivos, con todo esto logramos no sentirnos solos y hacer un frente común ante esta adversidad que nos ha tocado vivir.





lunes, 9 de octubre de 2017

AL DÍA EN INFO REUMATOLOGÍA

ESPONDILITIS ANQUILOSANTE

“Es muy distinto conocer las enfermedades en los libros que en la vida” Dr. Alfonso Vidal

En el ejercicio de la profesión médica, nuestra relación con las enfermedades es de muchos tipos.

Es una relación de conocimiento y, al igual que se saben las capitales de los países de Europa, conviene, enriquece nuestra cultura general y permite una conversación fluida en casi cualquier contexto.

A veces la relación es de vecindad, tiene una ligera influencia en nuestra vida, como el vecino de arriba o de la puerta contigua, pero, en general, la distancia y los obstáculos arquitectónicos nos hacen entenderlos como variantes de la normalidad, como cebras con un estampado distinto en un mundo lleno de cebras con estampados que parecen iguales si no reparas en ello.

Otras, la enfermedad lleva tu apellido, o, mejor dicho, tu llevas el apellido de ella, la enfermedad en primera persona, de la que conoces los detalles por ciencia propia y que casi siempre marca de una manera decisiva tu vida.

Muchas veces, estudiando la vida de los médicos, sus primeras vivencias, su entorno personal o familiar encontramos razones poderosas para encauzar una vida en pos de la meta de la salud, del servicio a los demás, como los peregrinos que siguen el curso de las estrellas hacia poniente en el camino de Santiago, buscando un ideal profesional y quizá una redención espiritual.

Nuestra experiencia personal de la enfermedad la señala y distingue, no solo como un paquete de información, de conocimiento, sino con el registro afectivo o emocional que supone que el afectado sea de nuestro entorno inmediato.

Mi primer contacto con esta enfermedad, caracterizada por la afectación vertebral, especialmente de las articulaciones sacroiliacas, lumbosacras y lumbares inferiores, que afecta más a varones y que debuta en un curso crónico y progresivo desde la tercera y cuarta décadas de la vida, limitando de forma progresiva su movilidad hasta encorvarlos sobre sí mismos, fue en la facultad de medicina.

Uno de los docentes encargados de nuestra formación, un tanto arisco, tenía una forma peculiar de moverse, en bloque, con la cabeza hacia delante, algo encorvado, se notaba un gesto practicado, como para recalcar su autoridad, algo que hacía probablemente por necesidad.

Cada vez que encaraba a alguien, lo hacía con todo el frontal de cara, cuello y cuerpo, formando un único bloque, inclinando el cuerpo hacia delante en actitud imperativa, aunque visto de lado más bien parecía un signo de interrogación. Este gesto imponía un tanto cada vez que se dirigía a uno, aunque poco a poco, descubrimos que lo que podía parecer un gesto de autoridad, se trataba de una discapacidad.

Fue la primera vez que tuve la conciencia de que los médicos, los profesores, podían enfermar, aunque interpreté erróneamente que como profesor había buscado una enfermedad compleja, infrecuente, de nombre raro, como si con ella pretendiera demostrar su categoría: paciente complejo, enfermedad compleja.

Su etiología autoinmune y la relación con algunos genes como el HLA B27 apuntan a factores hereditarios, aunque hoy por hoy no tengamos la certeza de la forma de su transmisión y si podemos evitarla.

La segunda vez que esta enfermedad se cruzó conmigo fue durante la residencia. Esta vez como bagaje de una buena amiga, por su complexión física y su larga melena rizada parecía más bien estar siempre fijándose en las cosas, como acercándose para verlas con sus grandes ojos, que ocasionalmente se veían enrojecidos, “será de dormir poco”, pensábamos.

Lo que sucedía era que tenía una afectación ocular, uveitis que cursaba en brotes. A eso se añadían los episodios febriles que, de vez en cuando, la dejaban postrada, relacionados con la liberación a sangre de inmunocomplejos, la liberación de factor de necrosis tumoral, elemento activado por bacterias o por sinoviocitos en las artritis como la que nos ocupa.

Postrada, empapada en sudor, delirando por una fiebre altísima, parecíamos protagonistas de una película de visitantes a las selvas amazónicas, Aguirre el loco, el Dr. Livingstone o qué se yo. No entendía cómo una enfermedad de los huesos podía provocar tanta fiebre y una incapacidad sistémica más allá de la anquilosis que lleva el nombre.

La siguiente vez fue con la baja definitiva de un compañero cirujano, excelente profesional y gran persona, que vio su carrera truncada cuando la enfermedad afloró de forma sintomática,  pasando de tener dolor lumbar ocasional nocturno, que a veces le despertaba a dolor más intenso en reposo, que mejoraba con el ejercicio y la actividad. Con él hablé de colega a colega que como experto en dolor con la enorme frustración y tristeza de saber que era una enfermedad incurable y a pesar de las medidas físicas o de los nuevos tratamientos biológicos, como el infliximab, etanercept o el adalimumab, la expectativa es que aún pasarán muchos años hasta encontrar una solución.

La espondilitis además genera enormes dificultades para los pacientes cuando necesitan anestesia general, pues su intubación es siempre compleja y puede ser imposible, siendo incluso la traqueotomía compleja en casos extremos.

Como siempre digo, “es muy distinto conocer las enfermedades en los libros que en la vida”, sobre todo si las conoces en el mismo lado de la mesa, donde tú vives o trabajas.

Los avances de la ciencia y los nuevos compuestos desarrollados para su tratamiento permiten abrigar esperanza pero, lo que ya vivimos, nadie podrá cambiarlo ya.



miércoles, 4 de octubre de 2017

AL DÍA EN INFO REUMATOLOGÍA

II CONGRESO NACIONAL DE PACIENTES CON ESPONDILOARTRITIS Y ENFERMEDADES REUMÁTICAS



Toda la info del evento en la página de CEADE en Facebook:


También toda la info: programa, objetivos...  en la página:


Fuente: CEADE



lunes, 25 de septiembre de 2017

AL DÍA EN INFO REUMATOLOGÍA

ESTE TRABAJO ABRE LAS PUERTAS A MEJORES ANALGÉSICOS PARA TRATAR EL DOLOR ARTICULAR

Investigadores de la UGR lideran un novedoso estudio en ratones que demuestra que las neuronas que median el dolor articular son diferentes de las que median el dolor cutáneo

Esta disminución en la función física de los pacientes artríticos se puede cuantificar en las consultas de reumatología mediante la medición de la fuerza de agarre del miembro afectado. La disminución en la fuerza de agarre guarda una proporción directa tanto con la progresión de la enfermedad como con el dolor que sufre el paciente, ya que ambos están íntimamente relacionados.

Para el desarrollo de nuevos analgésicos, es necesario el uso de modelos animales que se aproximen lo máximo posible a la situación del paciente. Sin embargo, a pesar de la importancia clínica de la fuerza de agarre, este parámetro se usa rara vez en investigación preclínica (en animales de experimentación). En cambio, el paradigma experimental predominante en la investigación en roedores se basa en el conocimiento que tenemos del dolor cutáneo (al recibir una estimulación sensorial en la piel, como puede ser el tacto).

Un estudio liderado por científicos de la Universidad de Granada (departamento de Farmacología e Instituto de Neurociencias del Centro de Investigación Biomédica, Instituto Biosanitario de Granada), junto con la empresa farmacéutica Esteve y el Instituto Teófilo Hernando de I+D del Medicamento, demuestra que la fuerza de agarre puede ser utilizada en ratones con artritis para la evaluación de analgésicos, y que las neuronas sensoriales que median este tipo de dolor son diferentes de las que median el dolor cutáneo, por lo que los fármacos que producen analgesia en el dolor cutáneo no necesariamente lo han de producir en el dolor articular.

"Profundizar en este tipo de estudios podría dar lugar al desarrollo de analgésicos mejores, dirigidos específicamente a aliviar el dolor articular", afirma el director de este trabajo, el investigador del departamento de Farmacología e Instituto de Neurociencias de la Universidad de Granada Enrique J. Cobos del Moral.

Este trabajo de investigación ha sido posible gracias al Programa de Reincorporación de Doctores del Vicerrectorado de Investigación y Transferencia de la UGR.

Fuente: http://cadenaser.com


sábado, 23 de septiembre de 2017

AL DÍA EN INFO REUMATOLOGÍA

EL DOLOR, PRESENTE EN EL 95% DE LOS PACIENTES QUE ACUDEN A REUMATOLOGÍA

El proyecto 'Evaluación del Dolor en Reumatología', impulsado por la SER y con la colaboración de Grünenthal, ha analizado los datos relacionados con el dolor en las enfermedades reumatológicas.

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha impulsado, con la autorización del Ministerio de Sanidad y la colaboración de Grünenthal, el proyecto EVADOR (Evaluación del Dolor en Reumatología), un estudio que analiza los datos epidemiológicos y clínicos relacionados con el dolor asociado a las patologías reumáticas, en el que han participado 34 servicios de Reumatología a nivel nacional y un total aproximado de 1100 pacientes.

"El dolor está presente en el 95 por ciento de los pacientes que acuden a consultas de Reumatología. Es en la mayoría de los casos el principal motivo de consulta, y en el 80 por ciento es de evolución crónica, superior a 3 meses. Las características del dolor, su distribución, intensidad, repercusión, y manifestaciones añadidas, como signos inflamatorios y signos extraarticulares y de otros órganos, nos permite hacer un diagnóstico diferencial y preciso de las diferentes patologías y estructuras del aparato locomotor afectadas", explica Javier Vidal, investigador principal de este proyecto y reumatólogo en el Hospital Universitario de Guadalajara.

Los diagnósticos que se han considerado causantes del dolor dominante con más frecuencia (ver figura) son las artropatías inflamatorias (30%) y la artrosis (27%), seguidos de los reumatismos de partes blandas (17%, tendinitis, bursitis síndrome miofascial) y las algias vertebrales no específicas (8%). "También, se identifica que un 4,1% tiene dolor de origen neuropático, dato muy poco documentado en la literatura científica", señala el experto.

Dentro de las artropatías inflamatorias, el 43% corresponde a artritis reumatoide, el 19% a espondilitis anquilosante y el 17% a artropatía psoriásica. En el caso de la artrosis, las frecuencias de afectación más frecuentes son rodillas (35%),  manos (19,5%), columna cervical (19,5%) y columna lumbar (19.5%), continúa Vidal.

La intensidad, variable para medir el dolor

Vidal apunta que en el estudio EVADOR han identificado que la intensidad del dolor por debajo de 5, en la escala numérica del dolor (de 0 a 10), identifica al menos al 75 por ciento de los pacientes con dolor controlado y que una intensidad de igual o inferior a 4 identifica al 75 por ciento de los pacientes con estado satisfactorio. "El siguiente paso sería utilizar estos criterios como objetivo terapéutico y planificar las diferentes opciones terapéuticas hasta alcanzarlos. Esto es una estrategia que se utiliza en muchas enfermedades, como la artritis reumatoide, y que se define como el “Treat to Target”. En el caso del dolor, con una sola variable, como la intensidad del mismo, podemos guiarnos para alcanzar el objetivo".

Objetivos del proyecto

Según el experto, el proyecto EVADOR nace del conocimiento y la convicción de que el dolor es un proceso neurosensorial complejo y multidimensional que va más allá de un mero síntoma. "Por tanto, nace de la necesidad de conocer más en profundidad el significado clínico del mismo, de unas patologías tan prevalente como las enfermedades reumáticas, en las que el dolor es un hecho central. Además, los estudios epidemiológicos en general en enfermedades reumáticas se han centrado en variables específicas de la patología y no en variables relacionadas con el dolor. También, son escasos los estudios epidemiológicos prospectivos y EVADOR tiene un diseño transversal prospectivo, lo que nos ha permitido estudiar la evolución del dolor y analizar los cambios clínicos relevantes y el control del dolor", apunta.

Los objetivos del estudio han sido establecer la prevalencia y las características del dolor asociado a patología reumática atendida en consulta de Reumatología de nuestro país, así como su tratamiento, en la práctica clínica habitual; describir los aspectos psicosociales, de calidad de vida e incapacidad laboral; describir la satisfacción con el tratamiento y el grado de control del dolor; evaluar las diferencias entre pacientes que acuden por primera vez a la consulta y pacientes que acuden a revisión, e identificar los cambios que se consideran clínicamente relevantes.

Por último, el especialista considera que la formación continuada en el área de conocimiento del dolor es una necesidad insuficientemente cubierta para una parte importante de las enfermedades reumáticas que no tienen un tratamiento específico, "en la que debemos invertir esfuerzos para mejorar su abordaje". En cuanto a los avances terapéuticos en el campo del dolor, "esperamos nuevos fármacos con nuevos mecanismos de acción, y el poder incorporar determinadas técnicas intervencionistas mínimamente invasivas en la práctica reumatológica", añade.